domingo, 20 de febrero de 2011

Significas mi mundo pero nunca lo sabrás.

Es esa maldita sensación, una sensación que no te gusta. Te dejas llevar por el sonido del mar y crees que todo pasará. Te acuerdas de todos y cada uno de los momentos y lloras, te ahogas en tus propias lágrimas. No puedes soportar el dolor, piensas que nunca pasará y que todo seguirá igual. Le echas de menos, y no puedes más, le quieres y necesitas tenerle cerca. Una ráfaga de aire te alcanza y te hace llegar un sonido muy lejano, un sonido de risas. Y después de eso, sólo piensas que algún día será el sonido de tu risa el que le llegará a él.

1 comentario:

  1. ¿Te pones a editar el blog a las dos de la mañána?

    ResponderEliminar