miércoles, 25 de abril de 2012

No quiero ser un capítulo en tu vida, quiero ser tu historia.

Alguien me dijo un día que era especial, única, diferente a las demás. Nunca lo admití. Él amaba cada una de mis manías y era adicto a mis besos de pez y a mis hoyuelos provocados por él. Yo era su secreto guardado en la almohada, su perfume en el cuello y su mirada con la luz. Mi voz era lo último que oía al dormirse y lo primero al despertarse. Le encanta abrazarme como si fuera un peluche y hacerme sonreír con mil tonterías. Era su princesa sin corona, su niña mimada, su dulce regalo y se sentía derrotado si mis ojos castaños lloraban.. Me quería como a nadie y yo lo sabía. Decía que era perfecta, la única y me lo creí. Me enamoré de él, pero demasiado. Y a él, se le acabó el amor de tanto usarlo y yo acabé siendo una historia más de su cuento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario